Más allá de la música

Música gratis, De Oriente a Occidente

Hasta para el oído menos entrenado, es un sonido mágico.

Niños pertenecientes a coros y más recientemente también niñas, han encantado a congregaciones por siglos gracias sus distintivas voces.

Algunos dicen, es el tono puro, otros, un destello angelical, y también hay varios que simplemente admiten no poder descifrarlo.

En la catedral de Ripon en Yorkshire, sólo los mejores intérpretes son elegidos para formar parte del coro.

Edmund Aldhouse, director asistente de música de la catedral, afirma: “cuando hacemos las pruebas de voces y audiciones para el coro, algo que tenemos en cuenta es el ‘factor de brillo’: si ha deslumbrado o no, la niña o niño evaluado”.

“Y es simplemente algo que uno sabe dentro de sí, que tal vez uno no puede definir”.

Ello no ha impedido que los investigadores sigan tratando de encontrar el secreto.

El profesor David Howard

De la Universidad de York trabaja la instructora musical Jenevora Williams para tratar de determinar exactamente qué tienen las voces de estos cantantes que hacen su sonido tan especial.

“La hipótesis es, si realmente podemos oír la diferencia, deberíamos percibir algo que nos muestre cuál es el atributo acústico que tiene significado para el cerebro, que lo escucha de todas maneras”, explica Howard.

La cámara anecoica 

Para estudiar esto, es necesario contar con una cámara anecoica, un cuarto diseñado para prevenir que cualquier sonido sea reflejado, y de esta manera sólo los tonos más puros de intérpretes voluntarios sean grabados.

El profesor utiliza un programa especial para darle seguimiento a los coristas mientras cantan.

El programa descompone el canto en un set único de frecuencias que conforman su sonido.

Con tan meticuloso método, Howard descubrió que, cuando tanto niños como niñas cantan -particularmente los solistas, cuyas voces pueden distinguirse sobre el resto del coro- ciertas frecuencias alcanzan un pico máximo una y otra vez.

“Según nuestros experimentos, parece que ese ‘timbre’ particular transcurre por encima del área normal del habla, en una región ubicada sobre los 8,000 Hz, donde sucede algo particular cuando se logra ese sonido que es realmente deslumbrante”.

“Es algo que te sorprende, algo que se comunica con el alma. Va mas allá de las palabras, mas allá de la música, hay algo acerca del contenido viajando desde el cerebro del cantante al cerebro del oyente”.

Los picos de frecuencia, dice, se deben a cómo vibran los pliegues dentro de la laringe, lo cual también explica por qué la voz de un niño o niña del coro cambia a medida de que se acerca a la adolescencia, cuando aumenta el tamaño de la laringe.

Investigaciones previas han revelado también que los cantantes de ópera poseen una resonancia similar, aunque menor, en el espectro de frecuencia.

El sonido en el plano del subconsciente

El profesor Howard afirma que la mayoría de los coristas producen su sonido en el plano del subconsciente, pero cuantificar esta enigmática característica vocal y llevarla a lo gráfico podría ayudar a los niños y niñas de los coros a obtener mas de sus voces.

“Su potencial puede ser la posibilidad de utilizarlo en conjunto con el entrenamiento de canto, para ayudar a los niños a desarrollar el área del espectro, para desarrollar ciertas voces”.

Y, en el futuro, el profesor Howard piensa que podría hasta ayudar a los científicos a desarrollar un coro sintético.

“Tal vez se podrá llegar al punto en el que una computadora podría estar en el fondo de un coro”.

“Es un pensamiento especulativo, y creo que primero deberíamos lograr la acústica correcta. Pero lo que desconocemos aún es el detonante emocional, y creo que hay un largo camino por recorrer en cuanto a esto”.

Fuente:

Rebecca Morelle

BBC Ciencia

Anuncios

Las ondas Delta

Las ondas Delta


Cuando se está profundamente dormido, el cerebro está funcionando entre .5 y 3 ciclos por segundo: Ondas Delta. La respiración es profunda, los latidos del corazón son lentos y la presión sanguínea y temperatura del cuerpo bajan.

Las ondas Delta son propias del sueño profundo sin contenido (no soñamos).


Son las más lentas. No las ponemos en acción (en la mayoría de los casos) hasta que no nos sentimos en peligro y nuestro espíritu se moviliza para encartar soluciones inmediatas.


Con ellas “Escaneáramos” el entorno, son ondas muy lentas, procedentes de nuestro inconsciente como un radar con el fin de encontrar las soluciones milagrosas que necesitamos o para sondear lo que el individuo, que esta frente a nosotros, piensa y conocer sus verdaderas intenciones.


Todo el mundo produce, un día u otro, estas ondas, pero, la apuesta es aprender a desarrollarlas, a reconocerlas para estar atentos, ser maestro de nosotros mismos y conscientes de nuestras posibilidades reales.

María Benetti Meiriño

.

Gracias por su visita

Para volver a la página de incio haga clik en la imagen

Las ondas Theta

Las ondas Theta

Cuando se empieza a tener sueño (somnolencia: la zona intermedia entre estar despierto y estar profundamente dormido), las ondas cerebrales cambian a razón de entre 4 a 7 ciclos por segundo: son las  Ondas Theta.

Con ellas se incrementan las habilidades para disminuir la tensión y aumentar la salud, la intuición y el sentido realzado de equilibrio emocional.

Dentro de este estado de theta profundo, puede establecer una relación con sus fuentes más profundas de entendimiento intuitivo y curación, el acceso a una mejor calidad de vida y encontrar mayor claridad sobre sus circunstancias presentes.

Son la causa de estados de extrema creatividad, cuando las soluciones surgen sin esfuerzo aparente y de sumergirnos en las profundidades de nuestro espíritu.

Está  asociada con la creatividad, los altos niveles de sugestión y los impulsos de inspiración;

Nos ponen en contacto con recuerdos que habíamos rechazado y estaban en el fondo de nosotros mismos, recuerdos de emociones fuertes… actúan como “guardianes del umbral”, permitiéndonos encontrar la memoria consciente de emociones y de traumas olvidados, rechazados

Nos ofrecen la posibilidad de “limpiar” y de “reintegrar”, “unificándolas” estas memorias o fragmentos de nuestro ser de los que estábamos momentáneamente alejados, a los que habíamos enterrado.


De este modo encontramos el camino de lugares olvidados o rechazados de nosotros mismos, nos unificamos y podemos, así, abrirnos a lo que sé podría llamar una “súper conciencia creativa”.
Las ondas Theta son el auxiliar indispensable del desarrollo de las capacidades superiores de nuestro ser.

María Benetti Meiriño

.

Gracias por su visita

Para volver a la página de incio haga clik en la imagen

Las ondas beta

Las Ondas BETA

Son las más rápidas y dan testimonio de nuestra actividad mental.

Trabajan: cuando tenemos los ojos abiertos y observamos el exterior.

Con los pensamientos que atraviesan el espíritu.

Cuando se esta hablando, dando un discurso o tratando de solucionar un problema complicado de lógica, el cerebro esta dando y recibiendo la información a razón de 13 a 25 ciclos por segundo. Estas son las ondas Beta.


Ejemplo: cuando estamos agitados por pensamientos con pulsivos, se dice que estamos en estado de “hiperactividad”, este estado corresponde a las “ondas Beta malas”.


Por el contrario cuando nuestro cerebro opera a gran velocidad pero con lucidez, nosotros estamos entonces en presencia de
“ondas Beta buenas “las que testimonian una lucidez mental extrema, estados de intuición pura…

María Benetti Meiriño

Las ondas cerebrales y la música: Las frecuencias cerebrales

 

Las ondas cerebrales

 

 

Frecuencias cerebrales

Los científicos han clasificado el rango de frecuencias de funcionamiento del cerebro en 4,

BETA….ALFA….THETA…DELTA…

Menor de 4 c.p.s. se denomina Frecuencia DELTA 

Entre 4 y 7 c.p.s. se le dá el nombre de THETA

De 7 a 14 c.p.s es ALFA

Mayor de 14 c.p.s. es nombrada BETA

María Benetti Meiriño